jueves, 22 de octubre de 2015

Algunas ideas para organizar una cena en casa

Ya os he contado muchas veces lo casera que soy, y es sobretodo durante el invierno cuando me parece un plan perfecto invitar a nuestros amigos a cenar a casa.
Hoy no vamos a hablar de recetas, sino de la organización de la velada en sí.
No tiene porqué resultar complicado hacerlo, se pueden preparar varias cosas y organizar la cena tipo buffet en el que los invitados van escogiendo y sirviéndose ellos mismos lo que más les apetece. Esta es una opción estupenda si no tenemos a nadie que nos ayude a servir la cena. Resulta más informal y ameno.
Pero hoy hablaremos de una cena sentados y con primero, segundo y un postre, para este tipo de cenas lo ideal es que alguien nos ayude a servir la mesa, de lo contrario nos perdemos toda la conversación y además de haber preparado todo antes tendremos que estar toda la velada yendo y viniendo de la cocina. 
Personalmente, organizo buffet cuando estoy sola y cenas más formales cuando tengo ayuda.
Algunos detalles que me gusta cuidar son las velas, las flores, los panes, el olor de la casa y la decoración de la mesa.

Lo primero que hago, después de tener el menú escogido, es seleccionar la vajilla y manteles que vamos a utilizar. Si somos pocos suelo optar por los manteles individuales. Me gustan especialmente los blancos con algún detalle bordado y a partir de ahí los intento combinar con los bajoplatos y la vajilla. Imprescindibles los platos para el pan con sus pañitos y últimamente estoy poniendo mucho unos posavasos de espejo debajo de las copas de vino. 
Una vez está decidido lo anterior, pienso en las fuentes que vamos a necesitar, los cubiertos de servir y también en la panera, jarra para el agua y salvamanteles si algo va directamente del horno a la mesa.
Un detalle que nunca falta en mis mesas son las velas, me encanta cenar a la luz de las velas. Suelo apagar la lámpara del comedor y cenar sólo con velas. 
Unas flores en el centro de la mesa también son ideales pero hay que tener cuidado con que no tengan mucha fragancia porque entre las velas y las flores podemos crear un olor demasiado intenso que molesta a la hora de comer.
Suelo conocer bien a los invitados que tenemos, así que sé qué les gusta beber y si alguna comida no les gusta demasiado. Por ejemplo si sé que no toman trigo, compro pan de centeno en su lugar, o si sé que no toman refrescos con gas, compro té helado o aquarius que sé que les gusta.
Otra cosa que me gusta ofrecer a mis invitados es una amplia selección de infusiones (concretamente la San Francisco de Sans&Sans es un éxito asegurado), por las noches no se suele tomar café, así que resultan estupendas para terminar la cena. Con las infusiones suelo poner unas frambuesas y unas trufas, y he de decir que triunfan siempre.
Y finalmente siempre tenemos a mano hielo, limón y todos los aderezos necesarios para ofrecerles un buen gintonic o cualquier otra bebida que les apetezca.
Y vosotras, ¿cómo organizáis vuestras cenitas?
Un abrazo y nos vemos en las redes y mañana por aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encantará conocer tu opinión!

Entradas relacionadas